¿Qué busca el espectador medio europeo?

El espectador medio consume más cine estadounidense que europeo. Pero, ¿por qué?

“Cine europeo. Actual. Pff. Qué pereza. Frases que a algunos, desgraciadamente, no nos son extrañas, pues se repiten una y otra vez en cada conversación que compartimos con nuestros amigos siempre que visitamos con ellos la gran pantalla. Por todos es sabido que la mayoría (aún) prefiere ver cine estadounidense: es más vistoso, más caro, y más cercano… aunque no geográficamente, claro.

Las obras extranjeras recaudan de media cuatro veces más que los films nacionales.

Este hábito de dirigirse a las salas de cine que exponen películas estadounidenses y no españolas o europeas no es nada nuevo ni reciente. Esto lo atestigua, entre muchas otras fuentes disponibles en internet, un somero estudio de la evolución del mercado cinematográfico desde el 2002 hasta el 2014, publicado en la página web del Gobierno de España, en el cual queda constatado que las obras extranjeras recaudan de media, cuatro veces más que los films nacionales. Lo mismo ocurre con el número de espectadores, que es cuatro veces inferior en los largometrajes españoles, siendo el año con menor diferencia el 2014, en el cual el cine español obtuvo 22, 41 millones de espectadores, frente a los 65,58 millones del cine extranjero.

Por otra parte, según un artículo de la revista Fotogramas, solo dos de las 10 películas más taquilleras en 2016 en España fueron españolas, y las ocho restantes fueron estadounidenses; Siendo una de estas dos excepciones “Un Monstruo Viene A Verme”, de J.A. Bayona, la cual era una coproducción España-Estados Unidos cuyo elenco era estadounidense de arriba a abajo.

También observaremos que alguna que otra producción europea se ha logrado colar sigilosamente entre los portentosos títulos de producciones americanas

Este año más de lo mismo: si revisamos las listas de “top 50 películas más taquilleras” de cada mes que publica el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, comprobaremos que en lo que llevamos de año, ninguna película europea ha logrado arrebatarle el oro a las producciones estadounidenses. Sin embargo, también observaremos que alguna que otra producción europea se ha logrado colar sigilosamente entre los portentosos títulos de producciones americanas. En Enero, por ejemplo, Contratiempo, una producción española dirigida por Oriol Paulo logra posicionarse en el tercer puesto, con 150 mil espectadores, una cifra considerable, aunque visiblemente inferior a la que obtuvieron sus compañeras en el pódium, Passengers con 211 mil y ¡Canta!, líder, con 250 mil. Esto mismo ocurre en febrero con el largometraje de animación francés Ballerina (221 mil espectadores), que se posiciona en segundo lugar, siguiendo de cerca a Múltiple (222 mil espectadores), y superando a La La Land (196 mil espectadores). Marzo fue un mes flojo para los estrenos estadounidenses pues, pese a que Logan consiguió el liderazgo indiscutible en taquilla con casi 350 mil espectadores, los dos films que lo siguen, cuya taquilla es prácticamente la mitad que la de la última cinta de Lobezno, fueron españoles: Es por tu bien (225 mil espectadores) y El Guardián Invisible (180 mil espectadores). Pareciera, sin embargo que el cine americano se hubiese tomado el mes de marzo para descansar, pues desde entonces, el podio le ha pertenecido por entero todos y cada uno de los meses; lo cual no es de extrañar con títulos de la talla de La Bella y La Bestia, Guardianes de la Galaxia Vol.2, Fast & Furious 8, Piratas del Caribe, Wonder Woman o Gru3: mi villano favorito.

Muchos han achacado este éxito de la cartelera estadounidense en nuestros cines, al doblaje. Postulando que nos hemos acostumbrado demasiado a él y que ahora, escuchar en las obras nacionales un sonido más crudo y voces con mala dicción se nos hace pesado. Además, muchos han propuesto más de una vez que se elimine el doblaje para conseguir que la gente deje de ver tanto contenido extranjero y comience a valorar el nacional. Sin embargo, a pesar de un cambio gradual de tendencia hacia un mayor éxito de las salas en V.O. en las grandes ciudades, y de las series subtituladas, no se ha percibido ningún aumento considerable en las visitas al cine para ver películas españolas, y no digamos europeas. ¿A qué se debe entonces esta reticencia de algunos (y recalco que hablo de un sector de la población, no de todos) a los largometrajes de nuestro continente?

Básicamente es más fácil ventilarse una película estadounidense genérica, que una europea. Eso, que es un hecho como la copa de un pino, se debe a que por lo general, los largometrajes norteamericanos son más sencillos de digerir que los europeos. En mi opinión, se debe a que los filmes americanos, además de relatarnos historias siguiendo una rúbrica que ya nos es familiar y cercana (con finales usualmente felices, héroes arquetípicos y muy apuestos, y siempre ensalzando la bandera de los Estados Unidos de América y su “idílica” forma de vida), dichas historias en cuestión, suelen ser el único mensaje que el film busca trasladar. En otras palabras, normalmente las películas que excreta a un ritmo imparable el país de las animadoras con pompones, la comida basura y la obesidad mórbida, normalmente, buscan contarnos una historia, y sin importar el género del film, NORMALMENTE, dicha historia no lleva implícita otra en sí misma. Y me he cuidado de no ser tajante a través del uso del adverbio que he escrito en mayúsculas en la frase anterior, dado que, por supuesto, hay excepciones en ambos lados: hay películas vacías e irrelevantes en el panorama europeo, muchísimas, y otras verdaderamente profundas en el estadounidense, como lo son La Fuente de la VidaOrígenes, o Circle, pero evidentemente, no es lo habitual.

Si ponemos como ejemplo la película que recibió el Goya a mejor película europea, Elle, protagonizada por una impecable Isabelle Huppert, tal vez consiga explicarme mejor. Elle es un film largo, de más de dos horas, que relata un trauma y las consecuentes medidas que toma la protagonista tras vivirlo. Cuenta una historia curiosa, de forma interesante aunque lenta y tranquila, con personajes oscuros que enmascaran la fealdad de su alma tras una careta de sonrisas falsas y educación extrema. Como si de un diente de ajo se tratase, podemos ir pelando la película, hilvanando conclusiones que podríamos deducir de la misma, sin llegar a saber cuando hemos acabado de pelar el diente de ajo. Me explico, en un primer momento, la película puede aparentar ser una visión crítica de la sociedad que viene a decirnos que las buenas personas sufren y caen, mientras que las frías y las malas siguen adelante y consiguen lo que quieren; aunque, si nos fijamos en el film podemos concluir que también puede querer trasladarnos la moraleja de que nadie es bueno del todo, y de que todos cometen errores y tienen sus fallas; si profundizamos más en nuestra deducción y nos fijamos en otras escenas y momentos del largometraje, podemos concluir que puede estar hablando del perdón, puesto que como todos somos imperfectos, hemos de perdonar los errores ajenos para que los demás perdonen los nuestros… y entre capa y capa de piel de ajo, podríamos seguir así eternamente.

Es esa densidad en la trama, y esa estructura algo más compleja a lo que Hollywood nos tiene acostumbrados, la que provoca la reticencia del espectador medio a ver el cine europeo en general. Esta postura se ve reflejada en el escaso éxito que tienen las películas europeas en Estados Unidos. Viene a colación una cita del personaje de Seth Rogen un una serie ochentera llamada Freaks & Geeks, que murmuraba recostado sobre el capó de su coche cuando su grupo de amigos le proponía ir al cine a ver una película europea: “¿Una peli de esas de leer? (En EEUU se subtitulan los films extranjeros)… ¿De pensar? Paso.”

La razón que condiciona la afluencia a los cines se encuentra fuera de ellos: en las calles, en las casas, en las oficinas, en los colegios…

Sin embargo, no todo se reduce a eso. En mi opinión, pese a que este sea un motivo de peso, no es el motivo que condiciona la balanza a favor del cine estadounidense. Para mí, la razón que condiciona la afluencia a los cines se encuentra fuera de ellos: en las calles, en las casas, en las oficinas, en los colegios… El mundo entero está construido e hilvanado de forma aparentemente automática, y nosotros seguimos la corriente de pensamiento que nos viene rellenada de fábrica como si fuéramos gotitas de agua en un río que se desliza velozmente por su cauce. Si la masa, la multitud intangible de seres humanos a los que no conocemos, afirma que la adaptación de Death Note es horrorosa, por poner un ejemplo reciente, la insultaremos y la aplastaremos aún sin haberla visto, cuando no es más que una readaptación para un público más juvenil, y más americano, similar a tantas otras americanadas que nos hemos tragado a lo largo de nuestra vida. Ni más, ni menos.  Es pues, este río de gotitas el que determina nuestras conversaciones y nuestras interacciones sociales, el que nos condiciona a la hora de escoger la ropa de una tienda u otra y a la hora de elegir una bolsa de patatas con la que acallar el rugido de nuestros impacientes estómagos. Puede parecer que echo balones al aire, pero no es así: las ciudades están infestadas con carteles de los nuevos estrenos estadounidenses, antes de cada video de YouTube, aparece un tráiler de una película estadounidense, se llevan a cabo eventos donde influencers europeos ven en un estreno exclusivo películas estadounidenses, las películas estadounidenses se hacen tan conocidas por la población que se fabrican funkos (muñecos cabezudos) de los protagonistas y se venden a precio de oro, e incluso los talkshows de nuestro país se resignan a invitar a artistas estadounidenses porque saben que nos interesa más el sector del entretenimiento de más allá del charco que el nuestro. Así, este reglamento invisible que nos indica a qué películas aplaudir y a cuáles abuchear, omite el cine europeo, como si no existiese, y populariza el rumor falso entre dicho sector de que este es un tostón soporífero; rumor que nos tragamos con patatas aún sin haber visto ni una sola película europea más allá de la franquicia de Harry Potter. Y así, los medios y las redes (muchas veces con una campaña millonaria sustentándolo), consiguen que ciertos largometrajes se ganen un hueco en nuestra visita mensual a las salas de cine, mientras que otras tantas se ven enterradas entre la multitud de estrenos y nunca llegamos a saber de su existencia.

De cuando en cuando, este muro invisible e intangible que nos guía como si fuésemos borregos, salva alguna que otra peliculilla europea, y como borregos que somos, todos inundamos las salas de cine en las que se proyectaba Lo Imposible, Intouchable y 8 apellidos Vascos.

El cine, a fin de cuentas, para la mayor parte del mundo, es un evento social al que se acude en grupo, y con el fin de que todos pasen un buen rato. Lo habitual es escoger películas simpáticas y americanas que todos vayan a disfrutar seguro, ya que tienen pocas capas de piel de ajo, están dobladas y todos dicen que son “muy buenas”.

Al final, todo se reduce a eso, a la comodidad, al hábito y al apostar por lo seguro. Pero, ¿lo es realmente?

Pablo Díez

Pablo Díez Fernández (Madrid, 1997) es un estudiante de tercer año en la carrera de Cine y Comunicación Audiovisual en la Universidad Camilo José Cela. Es actor de doblaje profesional y, en sus ratos libres, dibujante de cómics satíricos. Su gran afición por el cine le ha empujado a crearse un canal de YouTube en el cual realiza implacables críticas de películas y un blog en el cual plasma sus reflexiones del día a día. En su faceta como escritor, ha sido premiado hasta en dos ocasiones consecutivas en certámenes literarios organizados por su antiguo instituto. Por último, queda añadir que ha colaborado como sonidista y como primer ayudante de dirección en diversos cortometrajes organizados por su universidad.

Would you like to share your thoughts?

Your email address will not be published.

Legal note

1.    Terms and Conditions

2.    Privacy Policy

3.    Cookies Policy

 

1.    Terms and Conditions

Contact data for the web owner

This website has been created by KATOIKOS to promote their products and services.

– Name: Katoikos, S.L

– Co. tax Code:  B87123162

– Address:  Calle Campomanes 10, 28013  Madrid (SPAIN)

Registration details: Registered in the Commercial Register of Madrid.

Intellectual and Industrial Property

The various elements of this page, and website as a whole, are protected by Spanish legislation on intellectual and industrial property. The trademarks, trade names or logos appearing on this website are the property of the company, or, where appropriate, of third parties, and are protected by Trademarks Law, and of which KATOIKOS holds the legitimate license.

The information provided may not be used for commercial or public purposes, or modified. If the user downloads materials for personal and non-commercial use, warnings shall be kept about copyright and trademarks. To download and use the company logo that appears on the website, prior authorization is required.

Any unauthorised use of the images may violate copyright laws, trademark laws, the laws of privacy and publicity, and communications regulations and statutes.

Liability for Damage

KATOIKOS assumes no liability for damages you may suffer when browsing the web or in the use of computer applications that are part of it. Neither are warranties given as to the correction of malfunctions or updating of content.

Content you share with us

We may include features on this website that allow you to share your content with us and other users of the site. Please note that by sharing content it may become publicly accessible. You grant to Katoikos a worldwide, non-exclusive, transferable, royalty-free, perpetual, irrevocable right and license, without compensation to you:

 (a) to use, reproduce, distribute, adapt (including without limitation edit, modify, translate, and reformat), derive, transmit, display and perform, publicly or otherwise, such content, in any media now known or hereafter developed, for Kaotikos’ business purposes, and

 (b) to sublicense the foregoing rights, through multiple tiers, to the maximum extent permitted by applicable law. The foregoing licenses shall survive any termination of your use of the site, as further described below.

For all of the content you share through the site, you represent and warrant that you have all rights necessary for you to grant these licenses, and that such content, and your provision or creation thereof through the site, complies with all applicable laws, rules, and regulations and does not infringe or otherwise violate the copyright, trademark, trade secret, privacy or other intellectual property or other rights of any third party, and is furthermore free from viruses and other malware.

Rules of Conduct

When using this website and/or sharing content with us, you are prohibited from posting or transmitting :

1. any unlawful, threatening, defamatory, racist, obscene, scandalous, deceptive, false, fraudulent, inflammatory or profane material or any material that could constitute or encourage conduct that would be considered a criminal offence, give rise to civil liability, or otherwise violate any law.
2. Any virus, worm, Trojan horse, Easter egg, time bomb, spyware or other computer code, file, or program that is harmful or invasive or may or is intended to damage or hijack the operation of, or to monitor the use of, any hardware, software or equipment;
3. Any unsolicited or unauthorized advertising, promotional materials, “junk mail,” “spam,” “chain letter,” “pyramid scheme” or investment opportunity, or any other form of solicitation; and
4. Any material non-public information about a person or a company without the proper authorization to do so.

In addition, you will not:

1. Use this website for any fraudulent or unlawful purpose;
2. Interfere with or disrupt the operation of the website or the servers or networks used to make the website available; or violate any requirements, procedures, policies or regulations of such networks;
3. Access or use this website through any technology or means other than those expressly designated by us.
4. Restrict or inhibit any other person from using this website (including by hacking or defacing any portion of the website);
5. Except as expressly permitted by applicable law, modify, adapt, translate, reverse engineer, decompile or disassemble any portion of this website.
6. Remove any copyright, trademark or other proprietary rights notice from this website.
7. Frame or mirror any part of the webiste without our express prior written consent;
8. Create a database by systematically downloading and storing all or any content;
9. Use any robot, spider, site search/retrieval application or other manual or automatic device to retrieve, index, “scrape,” “data mine” or in any way reproduce or circumvent the navigational structure or presentation of this website, without our express prior written consent.

Links

Kaotikos  reserves the right to remove any messages or statements or cancel any links.

This site may include hyperlinks to other web sites that are not owned or controlled by Katoikos. Katoikos has no control over, and assumes no responsibility for, the content, privacy policies, security or practices of any third party websites.

Content may be hosted on YouTube or other social media. Those operate their own set of terms and conditions and privacy policy which are separate to the ones presented on this website. Katoikos no control over and assumes no responsibility for, the content, privacy policies, security or practices on YouTube or other social media.

 The right to terminate your access

Katoikos reserves the right to terminate your access to this website at any time if you do not comply with these Terms and Conditions or you infringe Kaotikos’ rights in the content provided on this website.

Governing Law

These Terms and Conditions are governed by and construed in accordance with the laws of Spain, without regard to its choice of law provisions.  You agree to the exclusive jurisdiction by the courts of Spain.

Changes to the Terms

Katoikos reserves the right to make changes to the Terms and Conditions from time to time. You acknowledge and agree that your continued access to or use of this website will constitute your acceptance of such changes.

2.    Privacy Policy

Kaotikos takes the protection of your personal data very seriously and collects, processes and uses your data only in accordance with the standards of the legal data protection regulations.

Data is collected, processed and used with technologyes of the provider web trends for marketing and optimisation purposes and also for sending news and information you may be interested in by any electronic services, such as email or SMS.

Our website user’s database is registered at the Spanish Agency of Data Protection. You have the rights of access, rectification, deletion and opposition, regulated in articles 14 to 16 of the LOPD.

For this, please write to:

KATOIKOS (Data Protection) Calle Campomanes 10, 28013, Madrid (SPAIN)

Or send an email to info@katoikos.eu. Your ID will be requested for these issues.

3.    Cookies Policy

This site, like many others, uses small files called cookies to help us customise your experience. Find out more about cookies and how you can control them.

This page contains information on what ‘cookies’ are, the cookies used by the Kaotikos’ website and how to switch cookies off in your browser.

If it does not provide the information you were looking for, or you have any further questions about the use of cookies on the Katoikos’s website, please email info@katoikos.eu.

What are ‘cookies’?

‘Cookies’ are small text files that are stored by the browser (for example, Internet Explorer or Safari) on your computer or mobile phone. They allow websites to store things like user preferences. You can think of cookies as providing a ‘memory’ for the website, so that it can recognise you when you come back and respond appropriately.

How does the Katoikos’s website use cookies?

A visit to a page on the Kaotikos’s website may generate the following type of cookies: Anonymous analytics cookies.

This website uses Google Analytics, a web analytics service provided by Google, Inc., a Delaware company whose main office is at 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View (California), CA 94043, USA (“Google”).

Google Analytics uses “cookies”, which are text files placed on your computer, to help the website analyze how users use the site. The information generated by the cookie about your use of the website (including your IP address) will be transmitted to and stored by Google on servers in the United States. Google will use this information on our behalf in order to track your use of the website, compiling reports on website activity and providing other services relating to website activity and internet usage. Google may also transfer this information to third parties where required to do so by law, or where such third parties process the information on Google’s behalf. Google will not associate your IP address with any other data held by Google.

Anonymous analytics cookies

Cookier Name Origin Aim End
__utma Google Analysis 2 years since set –up or update
__utmb Google Analysis 30 minutes since set –up or update
__utmc Google Analysis When browser sesión ends
_utmt Google Analysis 10 minutes since set –up or update
__utmz Google Analysis 6 months since set –up or update

How do I turn cookies off?

It is usually possible to stop your browser accepting cookies, or to stop it accepting cookies from a particular website. All modern browsers allow you to change your cookie settings. You can usually find these settings in the ‘options’ or ‘preferences’ menu of your browser. To understand these settings, the following links may be helpful, or you can use the ‘Help’ option in your browser for more details.

Cookie settings in Internet Explorer
Cookie settings in Firefox
Cookie settings in Chrome
Cookie settings in Safari web and iOS.

 

© 2017 Katoikos, all rights are reserved. Developed by eMutation | New Media

Become a
Being up to date with Europe only takes a few seconds.
Your information will never shared with a third party.
logo
subscriber!
Get our periodical newsletter sent to your inbox!
I have read and agreed the Privacy Policy (required)
Become a
Being up to date with Europe only takes a few seconds.
logo
subscriber!
Get our periodical newsletter sent to your inbox!
Your information will never shared with a third party.
I have read and agreed the Privacy Policy (required)